miércoles, 27 de julio de 2011

Carta a Adolf Hitler de la Baronesa Else Hagen von Kilvein


Carlos Morales (el judío) y Julio Clemente Lourtau (el nazi) e
n diferentes momentos de la representación de la obra de teatro 
Guantes de Piel humana....


"No tengo otro Dios que usted, y ningún otro Evangelio que su doctrina. Soy suya hasta la muerte"


Herr Hitler: 


No tengo en claro cómo debo empezar esta carta. Largos, largos años de difíciles experiencias, de tormentos y preocupaciones humanas, de desconocimiento de mí misma, de búsqueda de algo nuevo, todo ello ha pasado de golpe en el instante en que he comprendido que lo tengo a usted, Herr Hitler. Sé que usted es una grande y poderosa personalidad, y yo sólo una mujer sin importancia, que vive en un lejano país extranjero, del que quizás no podré alejarme, pero debe comprenderme. ¡Cuán grande es la felicidad si se encuentra de pronto la meta de la vida, si de pronto un rayo de luz clara penetra las nubes tenebrosas y se vuelve más y más clara! Así conmigo : todo está tan iluminado por un gran amor, el amor a mi Führer, a mi maestro, que a veces quisiera morir teniendo su imagen ante mí, para que no pueda ver más nada que no sea usted. Le escribo no como canciller de un poderoso imperio –quizás no tengo derecho a ello–, le escribo sencillamente a un ser humano que me es querido y que siempre lo será hasta el fin de mi vida. No sé si usted cree en la mística, en algo superior que nos rodea y permanece invisible y que sólo se puede sentir. Yo creo en ello, siempre creí en ello y siempre creeré en ello. Sé que hay algo en el mundo que vincula mi vida con la suya.
¡Dios mío, que no pueda yo sacrificar mi vida por usted, a pesar de que mi mayor felicidad sería morir por usted, por su doctrina, por sus ideas, mi Führer , mi noble caballero, mi Dios!
Es muy posible que estas líneas no le alcancen nunca, Herr Hitler, pero no me arrepiento de escribir esta carta. En estos instantes experimento una alegría tan maravillosa, una seguridad y una paz tales en mi lucha moral, que hasta en ellas encuentro mi felicidad.
No tengo otro Dios que usted, y ningún otro Evangelio que su doctrina. 
Suya hasta la muerte, Baronesa Else Hagen von Kilvein.












Las fotografías han sido tomadas de la representación  en Tarancón de la obra GUANTES DE PIEL HUMANA,   en la que se escenifica el encuentro entre un nazi y su víctima, interpretados ambos por Julio Clemente Lourtau (el nazi) y Carlos Morales (el judío armenio). Aquí  podéis ver un amplio resumen del guión y del montaje escénico final, que tuvo lugar en noviembre de 2007 
Decir, por lo demás, que la carta fue obtenida en un interesantísimo artículo  Ricardo Bada publicado en México con motivo de la edición de las Cartas a Hitler en el año 2007, un extenso trabajo antológico que vino de la mano de Henrik Eberle. 









Publicar un comentario en la entrada