lunes, 26 de septiembre de 2011

Carta de Ana Bolena a Enrique VIII




Verano de 1526
Señor, 

Corresponde solamente a la augusta mente de un gran rey, a quien la naturaleza ha dado un corazón lleno de generosidad hacia mi sexo, compensar con favores tan extraordinarios una conversación ingenua y corta con una muchacha. Inagotable como es el tesoro de  generosidad de su majestad, le ruego considerar que pueda no ser suficiente para su generosidad; porque, si usted recompensa tan leve conversación por regalos tan grandes, ¿qué podrá usted hacer por los que están listos consagrar su obediencia entera a sus deseos? Cuán grandes pueden ser las obsequios que he recibido, la alegría que siento por ser amada por un rey a quien adoro, y a quien con placer sacrificaría mi corazón. Si la fortuna lo ha hecho digno de ofrecerlo, estaré infinitamente agradecida. El mandato de dama de honor de la reina me induce a pensar que su majestad tiene cierta estima por mí, y puesto que mi ocupación me da medios de verle frecuentemente, podré asegurarle por mis propios labios (lo cual haré en la primera oportunidad) que soy la más atenta y obediente sierva de su majestad, sin ninguna reserva 


Ana Bolena. 






3 comentarios:

Germán Sánchez Pardo dijo...

Carlos maravillosa la recopilación Estas cartas son documentos sagrados por su contenidopoético y humano. Fueron concebidas cuando escribir formaba parte de la vida misma. Hay una que me encanta particularmente, pero es ficción: De La Maga a Rocamadour, cap 32 Rayuela. ¿La publicarías? Felicitaciones por tu blog, me encanta, acabo de llegar.

Un saludo!

Cartas en la noche dijo...

No habría ningún problema en publicarla, Germán. El hecho de que sean parte de una gran ficción no les quita su naturaleza epistolar, en modo alguno. Te diré, incluso, que la fuente de inspiración más antigua de esta hermosa aventura que tengo entre manos es la larga carta sobre la que escribéra Adriano sus memorias, según la Yourcenar. De hecho, estamos incorporando cartas de ficción de autores contemporáneos que son de mi devoción...Y gracias, Gracias por todo...

Carlos Morales

anabel1 dijo...

Siempre me fascino la historia referente a las mujeres de Enrique VIII. No conocia esta carta. Gracias