martes, 10 de abril de 2012

Segundo mensaje en una botella, de Garret Blake...





    Amigos y desconocidos. Esto es un mensaje, y una plegaria…


     El mensaje es que mis viajes me han enseñado una gran verdad.

Yo ya tenía lo que todos buscaban, pero apenas nadie llega a encontrar.

Una persona, una sola persona, pero nacida para amar eternamente.

Un ser como yo, que tocaba con sus dedos la misma espuma del Atlántico azul, sus aguas misteriosas

Una persona rica en los más sencillos tesoros.

Una persona humilde. Que todo lo que supo lo aprendió por sí misma.

Un puerto tranquilo donde siempre sentí mi hogar. 

Y ningún viento, ni ningún problema, ninguna miserable y pequeña muerte, podrá nunca derribar estos muros nacidos del amor.

Y yo rezo para que todos los seres puedan conocer esta clase de amor.

Y sanar con él.


     Ojalá mi plegaria reciba su respuesta.

Pues sólo de este modo quedará borrada toda culpabilidad.

Y todo rencor.

Y en ella la rabia tocará su fin...


Por favor, mi Dios...


Por favor



Amen

Publicar un comentario