sábado, 7 de abril de 2012

Carta de Dimitris Christoulas, escrita antes de arrancarse la vida en la soledad de Atenas




 




 
Delenda est Democracia




"El Gobierno de Tsolakoglou ha aniquilado toda posibilidad de supervivencia para mí, que se basaba en una pensión muy digna que yo había pagado por mi cuenta sin ninguna ayuda del Estado durante 35 años. Y dado que mi avanzada edad no me permite reaccionar de otra forma (aunque si un compatriota griego cogiera un kalashnikov, yo le apoyaría), no veo otra solución que poner fin a mi vida de esta forma digna para no tener que terminar hurgando en los contenedores de basura para poder subsistir. Creo que los jóvenes sin futuro cogerán algún días las armas y colgarán a los traidores de este país en la plaza Syntagma, como los italianos hicieron con Mussolini en 1945″.


***


       El autor de esta carta se llamaba Dimitris Christoulas.Era un anciano griego al que le sobraba dignidad y que antes de un amanecer decidió quitarse la vida, con un tiro en la garganta. Su cuerpo apareció en la Plaza Sintagma de Atenas, como una metáfora de la decadencia de la democracia y, tal vez como un presagio de su desaparición. Sólo deseo que, allá donde se encuentre, este anciano, y esos otros que siguieron el mismo camino por la iniquidad de la clase polítiica, alcancen por siempre la paz que, por más que lo intentaron, no pudieron hallar en este mundo. Y que no haya perdón ni lugar alguno en que puedan guarecerse los culpables del caos que se avecina.










________________________
© Herederos de
En caso de reproducción, rogamos se cite la autoría

























8 comentarios:

María dijo...

Brutal... Me ha inquietado mucho cuando hoy he conocido la noticia...

Administrador dijo...

No puede haber una síntesis mayor de la miseria en la que estamos viviendo. Pero seguimos sordos y ciegos.

Myriam dijo...

¡Tremendo! en las crisis siempre pagan los que menos tienen. El bienestar de ellos debería estar asegurado por el Bien Común. Es responsabilidad del Estado, como dices, es la democracia que agoniza ante su propia ineptitud.

Felix Cedillo dijo...

una muestra muy triste de lo que está pasando en la comunidad capitalista europea para preservar el sistema financiero en beneficio de los banqueros, sin importarle el destino de la gente.duss

elena clásica dijo...

Con pocas palabras defiende Dimitris Christoulas la dignidad del ser humano y llama a la defensa de la vida a los jóvenes.

Se nos encoge a todos el corazón.
El panorama, esta carta, la muerte de Dimitris no pueden ser más lúgubres.

No hay nada tan amargo como la injusta situación por la que atravesamos que deja arrinconados a los débiles y es precisamente su defensa la que nos hace humanos.

Entonces, ¿qué somos ahora? ¿Qué somos?

¡Maldita sea! "¡Y pagarán su culpa los traidores!", canta Pablo Milanés dejando lugar a la esperanza. Yo no lo sé, no lo sé.

Es la muerte de la democracia, en efecto, la muerte de todos nosotros.

"Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta,
porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca
preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti." John Donne


Con el alma caída a los pies asistimos a la vergüenza infame del ser humano, y a su degradación.

Me uno al homenaje que le rindes a este hombre que ha mantenido su dignidad y su valor y gracias por ofrecernos su carta.

Mis lágrimas.

Un abrazo, querido Carlos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Es muy conmovedora. Estremece la lucidez que exhibe antes de despedirse de la vida para siempre. Caerá su sangre sobre las cabezas de tantos desalmados que exprimen a las personas honestas hasta arrancarles la última gota de esperanza y de futuro, sólo para quedarse con su dinero. Espero ver algún día a esos jóvenes sin futuro colgar a los traidores.
Gracias por incluirme en esta selección ,querido Carlos. Un abrazo muy fuerte.

EDMUNDO MOURE ROJAS dijo...

Extraordinario trabajo de compilación epistolar y literaria, de primera calidad estética. Una gran contribución al rescate de las palabras, sobre todo en un género hoy casi perdido.

La carta de Dimitris es un aporte estremecedor ante la decadencia de valores insostenibles.

¡Congratulaciones!

Edmundo Moure
Santiago de Chile

Mario Gardel dijo...

Una carta desde la cuna de la democracia occidental que nos está avisando de que los ladrones financieros ---amparados por los diferentes gobiernos del mundo a excepción del caso islandés--- nos roban el futuro.
¡SIEMPRE CON DIMITRIS CHRISTOULAS!
--- Mario Gardel