sábado, 25 de febrero de 2012

Carta de Frida Kalo a Carlos Noyola Fuentes

 Frida Khalo y Chavela Vargas, en Cartas en la Noche. Ediciones El toro de Barro. Libro recomendado: Noches dantescas, de Carlos Edmundo de Ory. 
Frida en la playa





 Frida Khalo y Chavela Vargas, en Cartas en la Noche. Ediciones El toro de Barro. Libro recomendado: Noches dantescas, de Carlos Edmundo de Ory.
Carlos:

Hoy conocí a Chavela Vargas
Extraordinaria, lesbiana, es mas
se me antojo Eroticamente,
no se si ella sintio lo que
yo, pero creo que es una
mujer lo Bastante liberal
que si me lo pide no
dudaria un segundo en
desnudarme ante ella
cuantas veces no se te
antojo un acoston y ya.
Ella repito es erotica.
acaso es un regalo que
el cielo me envia.
Frida K






Enlaces relacionados




Grandes Obras de 
El Toro de Barro

PVP: 8 euros
Pedidos a:
edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Puedes entrar. He dejado la puerta
abierta, la luz, la calefacción
encendidas. Hay un poco de vino
en la alacena, el café está reciente
por si me demoro y te vence el sueño.
Acaso estés aquí cuando regrese,
arropada en el sofá con mi manta
de viaje, reconfortada, quizá
complacida del mundo en su belleza,
sabiendo que hay una técnica pura
en esta maravilla de estar vivo.
Y si no estás, bendito sea el tiempo
en que estuviste. Sólo he de abrir
los postigos para que fluya el agua
llovida en la memoria. La luz, pronto,
dejará en las paredes una sombra
que llamará en sus labios con tu nombre,
contenta de estar en casa de nuevo.

 

 


 Frida Khalo y Chavela Vargas, en Cartas en la Noche. Ediciones El toro de Barro. Libro recomendado: Noches dantescas, de Carlos Edmundo de Ory.
Chavela Vargas

***

 
Enlaces relacionados



Grandes Obras de 
El Toro de Barro

PVP: 8 euros
Pedidos a:
edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Puedes entrar. He dejado la puerta
abierta, la luz, la calefacción
encendidas. Hay un poco de vino
en la alacena, el café está reciente
por si me demoro y te vence el sueño.
Acaso estés aquí cuando regrese,
arropada en el sofá con mi manta
de viaje, reconfortada, quizá
complacida del mundo en su belleza,
sabiendo que hay una técnica pura
en esta maravilla de estar vivo.
Y si no estás, bendito sea el tiempo
en que estuviste. Sólo he de abrir
los postigos para que fluya el agua
llovida en la memoria. La luz, pronto,
dejará en las paredes una sombra
que llamará en sus labios con tu nombre,
contenta de estar en casa de nuevo.

 

 


  







1 comentario:

Noris Capin dijo...

Bueno, es bastante abierta la carta de Frida, revolucionaria en su propia plenitud de vida.
Saludos desde USA